Grupo Secuoya comparte su programa de Empresa Saludable “So Good” de la mano de Cristina del Castillo y Fermín Marcos

LinkedIn Google+ Pinterest Tumblr +

Según los líderes de RRHH del Grupo SECUOYA es imprescindible que los programas de wellness estén alineados con las políticas internas de Recursos Humanos, de nada sirve poner en marcha un programa de este tipo si luego se descuida a los trabajadores en otros aspectos.  A lo largo del ciclo de vida del empleado, este se verá afectado por situaciones en su esfera personal, ‘en’ la empresa y ‘con’ la empresa y es muy importante que se sienta cuidado en estos momentos, no solo dentro del programa. Desde la fase de reclutamiento hasta la desvinculación debemos acompañar y apoyar de forma responsable a las personas que integran la organización.

El seminario de Happy & Healthy Institute tuvo un enfoque práctico y altamente participativo, en el transcurso de este tuvimos la ocasión de lanzar preguntas a una mesa redonda con responsables de recursos humanos y prevención de riesgos laborales de empresas que saben de lo que hablan, con ellos aprendimos las experiencias de profesionales que ya tienen una política de bienestar consolidada en sus organizaciones. Y conocimos los éxitos y fracasos de la mismas, lo que nos proporcionó una visión práctica sobre cómo abordar un proyecto de Empresa Saludable.

Cristina del Castillo, Responsable de Talento y Comunicación Interna de GRUPO SECUOYA, demostró la pasión que siente por el proyecto de empresa saludable que en el caso de Secuoya se concreta en su programa “So Good” y nos inspiró con sus respuestas:

Desde Secuoya ¿qué palancas o argumentos de fuerza habéis utilizado para que vuestro programa So Good sea tan sólido y conseguir el éxito que tiene entre vuestros colaboradores?

Una de las palancas más importantes en la fase inicial fue el apoyo de la dirección, no sólo por parte de la Dirección de Recursos Humanos sino también por parte de los directores de las distintas áreas de negocio, que son conscientes de los beneficios que supone la puesta en marcha de un programa de este tipo. Su apoyo se concreta y consolida con su participación activa en las distintas acciones formativas, iniciativas y actividades de “So Good”.

Después del análisis previo y del seguimiento periódico de todas y cada una de las acciones que ponemos en marcha consideramos que el éxito del programa reside en plantear un programa coherente, capaz de involucrar a todos y apoyado en una buena comunicación interna. Para esto es vital conocer a fondo nuestra organización y conocer bien a nuestros colaboradores, la clave es “escuchar activamente, preguntar y también observar”.

Parece que un programa de wellness siempre va a ser exitoso por sí mismo, que por su propia naturaleza siempre va a tener una buena acogida por los empleados. Sin embargo, nosotros consideramos que la clave está en tomar conciencia de los beneficios individuales que implica mejorar tu condición física, tu alimentación y tus competencias a la hora de relacionarte y trabajar en tu puesto.

Puedes tener un presupuesto elevado para confeccionar el mejor programa de wellness, pero si no hay voluntad de cambio nada cambiará.

Nuestro programa pertenece a los colaboradores porque han logrado ser conscientes de lo que supone desarrollar hábitos saludables y por ello se suman e involucran en las distintas iniciativas que lanzamos.

¿Cómo habéis identificado las acciones más adecuadas para fomentar una comunidad So Good en Secuoya?

Nosotros tenemos una serie de iniciativas que son la base, por así decirlo, del programa: en el canal offline: fruta en la oficina, acuerdo con el gimnasio, fisio en la oficina; en el canal online dos posts semanales: uno informativo o de opinión sobre temas de actualidad relacionados con bienestar y otro cuyo contenido es una receta saludable.

En segundo lugar, organizamos acciones con un componente ‘sorpresa’ como puede ser llevar una bicilicuadora a la oficina para hacer zumo a pedales o más disruptivas como trabajar la cohesión de equipos o el liderazgo a través de la metodología Lego Serious Play.

Por otro lado, desde Recursos Humanos buscamos sinergias con las distintas áreas de negocio y departamentos. Por ejemplo, el año pasado, a la vuelta de vacaciones de verano, montamos junto al equipo de realidad extendida, y ad hoc para So Good, una experiencia relajante de realidad virtual ‘un paseo por un bosque de secuoyas’. La propia acción sirvió también para testar internamente esta nueva experiencia y posteriormente ofrecerla a cliente, obteniendo un retorno.

Hace tan solo unos días coordinamos una acción por el día internacional contra el cáncer de mama que implicaba la colaboración de varios equipos en distintas localizaciones para conformar una pieza audiovisual.

Por último, identificamos a través de dinámicas que se dan en el día a día que a nuestros colaboradores les encanta crear, son muy creativos, lo cual es lógico -Grupo Secuoya es un grupo de comunicación que está presente en toda la cadena de valor audiovisual- y se refleja en nuestros valores corporativos (liderazgo, pasión, creatividad e innovación) y los compañeros que integramos el Grupo.

Así que últimamente estamos impulsando acciones que fomenten la colaboración y la creatividad conjunta fuera del puesto de trabajo.

Sentirse parte de una comunidad genera bienestar, y estos momentos creativos generan distensión. Tenemos la fruta para cuidarnos en la vertiente alimentación saludable y nos hace coincidir alrededor de la mesa para coger las piezas, el gimnasio o la participación en carreras que nos hacen coincidir para cuidarnos haciendo ejercicio y ahora también una comunidad creativa que nos lleva a mover juntos la mente.

En cualquier caso, es imprescindible que los programas de wellness estén alineados con las políticas internas de Recursos Humanos, de nada sirve poner en marcha un programa de este tipo si luego se descuida a los trabajadores en otros aspectos.

A lo largo del ciclo de vida del empleado, este se verá afectado por situaciones en su esfera personal, ‘en’ la empresa y ‘con’ la empresa y es muy importante que se sienta cuidado en estos momentos, no solo dentro del programa. Desde la fase de reclutamiento hasta la desvinculación debemos acompañar y apoyar de forma responsable a las personas que integran la organización.

 

Fermín Marcos, Responsable Servicio Prevención de Grupo SECUOYA, nos hizo reflexionar sobre el camino de la prevención de Riesgos laborales hacia la Empresa Saludable:

¿Consideras que la prevención ha sido la base para empezar a construir el programa de So Good dentro de vuestra empresa?

En la actualidad aquellas empresas que quieren conseguir ser más competitivas y productivas deben dar un paso adelante, seguir el modelo de empresas saludables y aumentar su nivel de prevención. Cómo yo siempre digo, la prevención se puede medir por niveles:

  • Primer nivel: Estarían las empresas, que dan cumplimiento al mínimo legal dispuesto en la ley de prevención de riesgos laborales, para evitar accidentes de trabajo y enfermedades profesionales y no recaer en sanciones derivadas de la inspección de trabajo.
  • Segundo nivel: Están las empresas que quieren conseguir instalar la cultura preventiva, en todos los niveles de su organización, involucrando a mandos intermedios, coordinadores y gerentes en la integración de la prevención dentro de la empresa.
  • Tercer nivel: Estaríamos en un nivel de excelencia, son las empresas que cumplen con el primer y segundo nivel, y ahora se han convertido en una empresa saludable. No debemos olvidar que las empresas están formadas por personas, aquellas empresas que las convierten en su prioridad y crean entornos saludables y felices, consiguen en el camino ventajas productivas y competitivas.

Como consecuencia, la empresa saludable pone en marcha una planificación anual por medio del calendario, que planifica las acciones en función de los proyectos. Esto es un compromiso a largo plazo de mucho valor, que genera confianza a sus trabajadores.

¿Existe una línea que separe la PRL de la Empresa Saludable? ¿Dónde empieza o como diferenciarla?

Un factor importante de la riqueza de las empresas depende de la salud de los trabajadores. La ley de prevención de riesgos laborales se encarga de prevenir los accidentes y de asegurar la salud física y la salud psicosocial, no olvidemos que cumplir con la ley de prevención de riesgos laborales es de obligado cumplimiento por parte de las empresas. Pero el alcance de esta no va más allá.

La Organización Mundial de la Salud ha impulsado desde el 2007 el concepto de “empresa saludable”, sin duda este concepto es el paso clave para cerrar el círculo de salud y bienestar dentro de la empresa.

Las empresas deben iniciar el proceso por la implantación de un buen sistema de gestión integral de la prevención de riesgos laborales para terminar completando el sistema de bienestar y salud con la implantación de un sistema de “empresa saludable”, iniciativa enfocada a mejorar el bienestar de sus empleados.

Al final esto reduce los factores de riesgo causantes de la siniestralidad laboral e impulsa de hábitos saludables de los trabajadores a un nivel que no llega la prevención de riesgos laborales. De ahí la importancia de concienciar, sobre la necesidad de dar un salto cualitativo en el nivel de prevención, y así lograr la excelencia. Debemos pasar de intentar evitar que ocurran accidentes, a promover que los empleados hagan ejercicio, coman sano y puedan trabajar en un entorno motivador.

Si existe un entorno laboral en donde los empleados se sienten motivados y saludables sus niveles de productividad aumentan y su vinculación y confianza con la empresa es mayor.

En definitiva, el modelo de una empresa saludable se basa en invertir recursos para conseguir personas saludables y felices en empresas seguras, de esta manera se obtiene un mayor retorno de la inversión.

¿Quieres profundizar más y saber cómo cambiar o incorporar hábitos en tu organización?

Descárgate nuestro e-book “5 pasos para diseñar el programa de bienestar laboral que tu empresa necesita

Diseña un plan de bienestar laboral para tu empresa

Compartir

Leave A Reply