fbpx

Los imprescindibles para un otoño más saludable

LinkedIn Google+ Pinterest Tumblr +

Introduce estos alimentos en tu dieta para ayudarte a contrarrestar el cambio de temporada

Con la bajada de las temperaturas y la disminución de las horas de luz es el momento idóneo para ayudar a tu organismo a estar más activo y fortalecer las defensas de cara a los próximos meses.

Hemos preparado un listado de alimentos de temporada, que te permitirán reforzar la salud y combatir el cansancio:

  1. Zanahorias: Comer zanahoria cruda ayuda a prevenir cataratas, pérdidas de vista o anemias. La zanahoria es un regulador natural del colesterol. Su alto contenido en carotenos ayuda en el control de la diabetes, mientras que la cumarina reduce la presión de la sangre. También es un excelente antioxidante, aportando a nuestro sistema inmunitario gran parte de las propiedades antisépticas y antibacterianas que necesita.
  1. Mandarinas, naranjas y pomelos: Protegen el sistema digestivo y son las frutas perfectas para combatir el estreñimiento. Consumir cítricos también previene de las enfermedades degenerativas como la sordera, la pérdida de la visión, las cataratas, etc, algunos tipos de cáncer, así como algunas enfermedades relacionadas con problemas cardiovasculares o accidentes cerebrovasculares.
  1. Granada: Su alto poder antioxidante y propiedades antisépticas y antiinflamatorias mejora la salud bucal, cutánea y cardiovascular. Por último, su bajo índice glucémico convierte las granadas en una fruta indicada para los diabéticos.
  1. Caqui: Sus fibras solubles, como la pectina y los mucílagos, regulan el tránsito intestinal y alivian las gastritis. Rico en antioxidantes, es aconsejable en caso de estrés o ante problemas de vista, también evita la degeneración de los tejidos protegiendo a las células de los radicales libres y otras sustancias.
  1. Espinacas y acelgas: Es muy recomendable incluirlas en la dieta de pacientes que sufren enfermedad de Alzheimer debido a la presencia de vitamina K. Además, los folatos que contienen fortalecen el sistema inmune. También, cuidan nuestro sistema nervioso y la salud de los músculos. Consumir acelgas y espinacas ayuda a mantener una buena frecuencia cardíaca y tener controlada la presión arterial. Ricas en yodo que favorece que glándula de la tiroides pueda producir las hormonas que necesita. Protegen contra enfermedades cardiovasculares y enfermedades graves como el cáncer de colon y de próstata.
  1. Col y bróquil: Estas hortalizas contienen un 92% de agua, mucha fibra y pocas calorías e hidratos de carbono. Se les considera un antibiótico natural ya que contienen sustancias capaces de reducir gérmenes infecciosos. Destacan por sus propiedades antirreumáticas, anticatarrales, digestivas, energéticas, cicatrizantes, cardiacas, y anticancerígenas.
  1. Setas: Las setas son muy saludables. Por su abundancia en antioxidantes (flavonoides, polifenoles) retardan el envejecimiento, combaten los radicales libres y ayudan a la oxigenación celular. Para personas que sufren de diabetes son perfectas, pues tienen un bajo índice glucémico y se digieren lentamente sin afectar al nivel de azúcar en sangre ni generar picos de insulina. Contienen también diversos principios bioactivos, especialmente betaglucanos, con propiedades antiinflamatorias y anticancerígenas.
  1. Calabaza: Una de las principales cualidades de la calabaza es que posee un 90% de agua en su composición, también tiene especial importancia su alto contenido en betacarotenos, los mismos que le aportan su característico tono anaranjado. Consumir calabaza no solo refuerza nuestras defensas y mantiene en buen estado el sistema inmunitario previniendo así gripes y catarros. Ayuda a disminuir la hipertensión arterial, prevenir la angina de pecho y mantener un nivel adecuado de colesterol. Buena para el aparato digestivo, la calabaza está indicada para combatir la gastritis, la úlcera gastroduodenal y el estreñimiento.
  1. Boniato: Ayuda a reducir el riesgo de infecciones y aporta energía física y mental. Tiene un alto contenido en ácido fólico, por lo que es recomendado para las mujeres embarazadas y en periodos de lactancia. El consumo de boniato ayuda al sistema inmunológico mediante la formación de anticuerpos, glóbulos rojos y blancos. También es beneficioso para la formación de huesos, uñas, cabello y para la vista debido a su alto contenido en vitaminas A, C, E y carotenos.
  1. Castañas: Las castañas son un fruto seco riquísimo en nutrientes, aportando principalmente fibra e hidratos de carbono. Se le atribuyen propiedades anti inflamatorias y vasculares. Son buenas para la hipertensión y los problemas de riñón. Indicadas para mujeres lactantes y personas con estados carenciales como la anemia. También son muy utilizadas en dietas por su alto efecto saciante y pocas calorías.

 

El espacio de trabajo es el entorno idóneo para transmitir hábitos saludables

El estudio ‘Nutrición saludable en el workplace’ destaca que el 85% de los trabajadores tiene interés en que la empresa facilite información sobre cómo tener una alimentación saludable en el lugar de trabajo.

Las empresas son cada vez más conscientes de que los programas de empresa saludable y bienestar laboral, donde la alimentación tiene un papel destacado, contribuyen a mejorar la productividad y reducir el absentismo.

¿Cómo puedes ayudar a mejorar la alimentación y salud de tus trabajadores?

 ¿A qué esperas para empezar?

Diagnóstico inicial empresa saludable

Compartir

Leave A Reply