Tendencias en Bienestar Laboral para 2020

LinkedIn Google+ Pinterest Tumblr +

El año 2020 viene marcado por un proceso de transformación de las organizaciones hacia modelos de negocio más colaborativos, sostenibles y tecnológicos. Esto requiere que las organizaciones deben ser ágiles y flexibles para adaptarse al constantemente cambio, necesitan alcanzar la misma velocidad que exige la evolución del paradigma actual

Las organizaciones no pueden permitirse esperar a ver qué pasa, es necesario actuar rápidamente ¿Tu organización está preparada para este proceso de transformación? ¿Es un reto o una oportunidad?

Claramente ambas, pero depende cómo sea tu organización y cómo de preparada esté para  evolucionar. A continuación, te presentamos las tendencias que debes  analizar antes de tomar decisiones del futuro laboral de tu organización.

 Inteligencia artificial vs humanismo

 Es el gran paradigma del presente y el futuro, el mundo está en un entorno de constante cambio definido por la evolución acelerada de la tecnología hacia la transformación digital, pero esto no lo es todo, es imprescindible usar la inteligencia humana para desarrollar una sensibilidad hacia los entornos propios y ajenos, de nada sirve involucrarse de lleno en la tecnología si perdemos el contacto con las circunstancias humanas detrás de cada decisión, iniciativa o innovación   corporativa, con esto limitamos nuestra capacidad de comprender genuinamente nuestro mundo y descubrir el por qué y el cómo de los comportamientos humanos.

No olvidemos que las “máquinas” automatizan procesos facilitandonos nuestro entorno laboral, sin embargo, no presentan interfaces humanas que puedan corregir errores.

La realidad es que “máquinas” y seres humanos tenemos que convivir, pero es primordial mantener la inteligencia humana en el bucle de la inteligencia artificial, porque las “máquinas” no saben conectar la tecnología con las humanidades.

¿Tu organización está preparada para afrontar evolucionar junto a las “máquinas”?

Diversidad

Nuestra sociedad está viviendo un proceso de transformación y evolución donde confluyen la diversidad, multiculturalidad, la globalización…todo esto ofrece a la sociedad una ventaja competitiva en el entorno laboral. Esta creciente diversidad permite establecer sinergias y complementariedades que favorecen el crecimiento económico.

El futuro es la convivencia interracial, intercultural, de colectivos, de diferentes religiones o incluso de diferentes orientaciones sexuales. Pero… ¿realmente las empresas están preparadas para gestionar este “caldo de cultivo” tan enriquecedor?

Una vez más, tu organización debe adaptarse a la nueva situación y dar respuesta a:

  • Equidad empresarial: incorporar el valor de la justicia igualitaria en todos los ámbitos empresariales.
  • Igualdad entre hombres-mujeres: promover la paridad entre hombre y mujer en todos los puestos de trabajo incluyendo mandos intermedios y directivos.
  • Diversidad: apoyo a todo tipo de colectivos sin importar aspectos como la cultura, religión, nacionalidad u orientación sexual.
  • Inserción laboral de grupos especiales: contribuir a la inclusión laboral de colectivos en desigualdad de condiciones; ya sea por factores físicos, psicosociales, económicos o de otra índole.
  • Convivencia intergeneracional: adecuar las condiciones de trabajo a todos los grupos de edad.
  • Cohesión de equipo: fomentar la cooperación y colaboración dentro de la organización.

“No olvides que los pilares fundamentales de la diversidad son la empatía y el respeto “

 Colaboración como forma de trabajo

El concepto de jerarquía ya queda lejos de las tendencias actuales, quedando desplazado por la redarquía e incluso la holocracia, formas de trabajo que tienen su base en la colaboración.

La redarquía es “una estructura flexible que impulsa la creatividad y la innovación a través de la confianza como base, sintiéndose todos los miembros de la organización al mismo nivel”. Las relaciones son multidireccionales y se generan en red. Los colaboradores tienen capacidad de decisión y organización, y se relacionan los unos con los otros de forma libre. El trabajo se organiza de forma distribuida, esto permite establecer crear conexiones de generación de valor.

La holocracia es un “sistema de organización en el que la autoridad y la toma de decisiones se distribuyen de forma horizontal en lugar de ser establecidas por una jerarquía de gestión”.

La base de la holocracia es la distinción entre los roles y las personas que los ejercen, un colaborador puede tener múltiples roles. Un rol no viene determinado por las funciones que desempeña si no que un rol viene determinado por un formato claro incluyendo un nombre, un propósito, «dominios» opcionales para controlar, y la rendición de cuentas, que son las actividades en curso que se deben realizar. ​ Los roles se definen por cada círculo o equipo creado a través de un proceso de gobierno colectivo, y se actualizan periódicamente con el fin de adaptarse a las necesidades cambiantes de la organización.

Smart working

Este nuevo modelo de trabajo surge de las necesidades que están creando las nuevas formas de trabajo, basadas en las dimensiones espacio – temporales, es decir, es la fusión entre el teletrabajo y las nuevas tecnologías.

La base del Smart working es la confianza en el colaborador, permitiéndole alcanzar un rendimiento profesional máximo en cualquier lugar.

Las claves del Smart working son:

  • Espacio: el colaborador elige desde donde quiere realizar su trabajo
  • Tiempo: el colaborador puede elegir los momentos adecuados para realizar el trabajo y rendir al máximo para alcanzar los objetivos planteados
  • Flexibilidad de horarios: el espacio y el tiempo permiten al colaborador organizar su tiempo para mejorar la conciliación de la vida laboral, familiar y personal.
  • Tecnología: la clave para poder realizar Smart working es la tecnología, permitiendo al colaborador tener a su disposición documentos e información de trabajo en cualquier momento y en cualquier lugar.

Hay que tener en cuenta que ciertos puestos de trabajo no permiten el desarrollo de este modelo de trabajo, pero esto no es un impedimento, valora que puestos lo pueden desempeñar y planifica su implementación, conseguirás que tus colaboradores estén más comprometidos con la organización.

Propósito

El propósito de una organización es su razón de ser y existir. Es necesario que refleje el alma de la organización, realmente no es un objetivo o una meta a alcanzar, estos son simplemente vehículos para alcanzar el propósito.

El propósito debe ser compartido por todos los miembros de la organización y debe reflejarse en la forma de pensar y actuar de todos los colaboradores.

¿Es adecuado el propósito de tu organización? Piensa que el propósito crea el impacto que tiene la empresa sobre la sociedad y cómo actúa para cambiarlo y mejorarlo, realmente es el enfoque filosófico de su existencia para conectar un aspecto emocional de la organización con los colaboradores y la sociedad en general, y ésta será identificada por el mismo.

Para bajar a la realidad este concepto, te proponemos unos ejemplos inspiradores de propósitos de empresa:

  • Walt Disney: Hacer feliz a la gente
  • Nike: Experimentar la emoción de competir, ganar y aplastar a los competidores
  • McKinsey & Company: Ayudar a que los gobiernos y corporaciones líderes del mundo tengan más éxito
  • Cargill: Mejorar el estándar de vida alrededor del mundo

Experiencia del empleado y experiencia del cliente

La experiencia del cliente es directamente proporcional al compromiso y al comportamiento del empleado. Por lo que debemos entender a los colaboradores como clientes y valorar su trayectoria en la organización desde la perspectiva más objetiva a la más subjetiva. Es necesario captar las necesidades o dificultades de la plantilla para adelantarnos a las causas que pueden generar una falta de compromiso o motivación a la hora de desarrollar su trabajo ya que esto afectará negativamente a su rendimiento y efectividad y en consecuencia afectará al cliente.

En un análisis realizado por la revista Harvard Business Review, encontramos que una mejora del 1,3% en las puntuaciones de satisfacción del cliente equivale a un 0,5% de aumento en los ingresos, por lo que es importante cuidar de nuestros empleados para mejorar la experiencia del cliente y aumentar la rentabilidad del negocio.

Economía del propósito y la sostenibilidad

En la actualidad se puede elegir qué tipo de organización quieres ser, puedes elegir ser una organización que devuelva al mundo o la sociedad lo que le quita para generar negocio o por el contrario puedes elegir ser una organización rentable a cualquier precio.

El futuro de la sostenibilidad está en manos de los gobiernos y las organizaciones, piensa en como tu organización puede aunar rentabilidad con sostenibilidad para que nuestro planeta pueda mejorar día a día, entre todos podemos generar nuevas formas de hacer las cosas. El conocimiento de los ODS te permitirá reflexionar en este ámbito:

 

¿Quieres profundizar más y saber cómo orientar tu organización hacia el bienestar laboral con propósito?

Descárgate nuestro e-book “5 pasos para diseñar el programa de bienestar laboral que tu empresa necesita”.

Diseña un plan de bienestar laboral para tu empresa

¡DESCARGAR AHORA!

Compartir

Leave A Reply