Antes de empezar con programas de empresa saludable ¡Define el problema!

LinkedIn Google+ Pinterest Tumblr +

Ahorrarás tiempo, dinero y te hará poner el foco en aquello que tiene un mayor impacto en tu programa de bienestar laboral  

Cuando ya has tomado la decisión de convertirte en una Empresa Saludable, necesitas parar un momento y pensar cuál es tu objetivo real del proyecto ¿Es una decisión basada en mejorar el día a día de tu plantilla? ¿El trabajador es tu activo principal y quieres ponerlo en el centro? O por el contrario ¿Es una decisión estratégica basada en el employer branding? ¿Es cuestión de imagen y posicionamiento de marca?  ¿Cuál es la mejor manera de organizarme? 

Aspectos clave a tener en cuenta antes de empezar: el diagnóstico de empresa saludable 

Cuando estés preparando la estrategia de empresa saludable debes tener en cuenta el punto de partida. El diagnóstico de tu situación actual. Así, antes de lanzarte a crear un equipo de fútbol corporativo, a ofrecer fruta a tus trabajadores o a flexibilizar los horarios debes tener una estrategia clara y bien definida.  

El diagnóstico es uno de los puntos más importantes que debe aparecer en tu programa de Empresa Saludable porque te dará una visión objetiva de la situación de tu compañía a nivel de bienestar laboral. Esto te será muy útil para conocer en qué aspectos eres más fuerte y en cuáles debes mejorar. 

Ante esta situación, y sabiendo que el diagnóstico es la base para el comienzo de un proyecto de Empresa Saludable, debes plantearte las siguientes preguntas; ¿Quieres un enfoque que englobe todos los aspectos de tu organización? ¿Empezarás poco a poco por áreas? ¿Realizarás una encuesta de clima laboral? ¿Estudiarás únicamente cuál es el estado de salud de tus trabajadores a través de los datos epidemiológicos? 

Cada organización presenta una realidad diferente por lo que sois vosotros mismos los que tenéis que analizar qué es lo que queréis conseguir con el proyecto de Empresa Saludable para enfocarlo estratégicamente. (NO se que hacer con este párrafo, aquí no me cuadra, pero tampoco quiero borrarlo…) 

Diagnóstico global, una de las claves del éxito 

Si estás comenzando a abordar el diagnóstico, es fácil sentirse abrumado por lo costoso y complicado que puede ser definirlo correctamente. Aunque existen infinidad de maneras de abordar el diagnóstico, la metodología más efectiva es la del Diagnóstico Global.  

Te va a permitir conocer mejor a los trabajadores; identificando sus necesidades, comprendiendo sus sentimientos hacia la empresa, descubriendo sus objetivos profesionales, sus habilidades sociales, sus comportamientos grupales, su estado de salud, su implicación en la organización, el nivel de confianza subyacente, la actividad física que desarrollan e incluso el nivel de conciencia social con el que cuentan. 

Si abordas el diagnóstico de una forma global, te recomendamos que te centres en las siguientes técnicas para asegurarte una óptima toma de datos: 

  • Revisión documental: evaluaciones de riesgos, datos epidemiológicos, evaluaciones psicosociales, encuestas de clima laboral… 
  • Realización de cuestionarios que engloben todos los aspectos de salud, desde la salud física y emocional, el entorno que te rodea y te permite desarrollar nuestro trabajo, hasta las necesidades de tu sociedad más cercana. 
  • Valoración de todas las actividades e iniciativas desarrolladas hasta el momento relacionados con los ámbitos de la Empresa Saludable. 
  • Captación de necesidades de la plantilla. 
  • Observación del comportamiento como marca para comprobar si existe la convicción por parte de la dirección en el proyecto, si se respira la nueva cultura de salud y si la toma de decisiones está basada en los valores corporativos, los cuales deberán estar alineados con la filosofía de Empresa Saludable. 

Es una realidad que no existe un diagnóstico ideal porque cada organización es única y con unas necesidades diferentes, pero lo que sí que debemos tener muy claro es que el alcance global te va a dar una visión amplia que te permitirá detectar detalladamente todos los aspectos a valorar. 

La importancia de pensar antes de actuar 

Hay que reconocer que cuando tomamos una decisión previamente meditada que cuenta con objetivos y metas detallados a alcanzar por la organización, los resultados esperados de los proyectos se suelen desviar mínimamente. Por todo esto, es importante responder a las siguientes preguntas para perfilar que es lo queremos conseguir con el diagnóstico: 

  • ¿Cuál es objetivo final? 
  • ¿Cómo voy a lograrlo? 
  • ¿Mi organización está preparada para un proyecto así? 
  • ¿Cuento con el compromiso de la dirección? 
  • ¿Es el momento adecuado para lanzar un diagnóstico exhaustivo? 
  • ¿Qué herramientas necesito para su ejecución? 
  • ¿Qué vías de entrada son las correctas para conseguir un alcance global? 
  • ¿Qué segmentación de la plantilla es la adecuada? 
  • ¿Cómo consigo una participación real de la plantilla? 
  • ¿Cómo comunico la realización del diagnóstico? 
  • ¿Cómo mido los resultados del diagnóstico? 

Cada una de las preguntas formuladas se merece un análisis que te va a ayudar a obtener una guía de actuación. Aunque todas las preguntas son importantes, cabe destacar la que se refiere a “segmentación de la plantilla” ya que su tratamiento es delicado por dos aspectos: 

  • Una segmentación adecuada te permite disponer de información sobre el encuestado que te ayudará a enriquecer el análisis grupal de los resultados, ya que te permite identificar concretamente la población diana afectada por una fortaleza o aspecto a mejorar de tu organización. 
  • Las variables de segmentación (sexo, edad, localización geográfica, tipo de contrato, puesto de trabajo…) se deben elegir estratégicamente de manera que asegures el anonimato en todo momento para que los encuestados no se sientan coaccionados a la hora de responder.  

Y, por último, no puedes olvidar una característica muy importante que da sentido al concepto global del diagnóstico, “el diagnóstico debe realizarse desde el concepto holístico de la persona en el trabajo”.  

Si, con todos estos conceptos y pautas a seguir, por fin podrás comenzar a diseñar tu hoja de ruta para que el diagnóstico sea eficaz en la detección de puntos fuertes y aspectos a mejorar.  

¡¡¡Nuestros resultados, nuestro mayor tesoro!!! 

Esta etapa es muy interesante y presenta grandes “descubrimientos” porque los resultados proporcionan información sobre la trazabilidad entre el problema o fortaleza detectada y dónde se origina, de esta forma, se identifica correctamente la población diana a la que irán dirigidas las acciones futuras.  

Llegado este punto, probablemente te encuentres con un sinfín de aspectos a mejorar y puntos fuertes y te preguntes, ¿Y ahora qué hago con los resultados obtenidos? 

Lo primero que tienes que hacer es establecer un orden de prioridades ya que tal vez, no sea posible abordar todas las problemáticas al mismo tiempo, tanto por recursos asignados al proyecto para su ejecución como por temas de presupuesto. Los aspectos a tener en cuenta a la hora de priorizar pueden ser diversos, pero debes disponer de un método estandarizado para evitar la aleatoriedad en la priorización. 

No te despistes con los problemas de tu organización porque igual de importante es fijarte en los aspectos a mejorar, como en los puntos fuertes o potencialidades presentes en tu compañía para potenciarlos.  

Y lo más importante; del diagnóstico derivan las conclusiones fundamentales que te ayudarán en la toma de decisiones futuras para poder establecer la estrategia a seguir y perfilar tu programa de bienestar corporativo con objetivos claros a alcanzar. 

“Los resultados del diagnóstico te ofrecen el itinerario a seguir en tu Plan de Empresa Saludable 

¿Qué hacer si ya has iniciado programas de empresa saludable en tu empresa? 

Implementar el diagnóstico inicial como punto de partida de tus programas de empresa saludable está muy bien, pero… ¿qué debes hacer si ya tienes has iniciado acciones? 

Es posible que hayas implementado algunas acciones y que tus empleados las valoren gratamente. Pero seguro que no puedes medir bien tus objetivos de empresa saludable. ¿Es así?  

Lo recomendable en estos casos es hacer “borrón y cuenta nueva” (nunca mejor dicho). Partir de cero y construir tu diagnóstico, para poder hacer tu Plan de Empresa Saludable escalable y poder medir la efectividad de tu programa de bienestar laboral.  

Como te he comentado, la decisión de usar un modelo de diagnóstico u otro dependerá de las necesidades de tu negocio, por lo que debes hacer un trabajo previo de análisis y prospección para saber qué necesitas ahora y qué podrás necesitar en un futuro. 

Espero que el artículo te haya ayudado a pensar cómo orientar el diagnóstico de tu plan de Empresa Saludable y puedas aprovechar al máximo toda la información y posibilidades que ofrece el Diagnóstico Global 

Compartir