Qué es un plan estratégico de empresa saludable y cómo hacerlo

LinkedIn Google+ Pinterest Tumblr +

A diario vivimos la cultura de nuestras organizaciones. La respiramos en el ambiente laboral, la observamos por cómo se toman las decisiones y se hace palpable por los valores que respaldan la estrategia.  

Sin embargo, en muchas ocasiones la realidad no siempre se asemeja a la definición escrita de misión, visión y valores. ¿Qué ocasiona este fenómeno? ¿Cómo impacta en el funcionamiento de tu empresa? ¿Cómo hacerle frente? En este artículo te contamos cómo hacerlo. 

La esencia de cada marca se plasma en nuestro ADN como organización 

El plan estratégico de cualquier organización debe estar alineado con sus valores corporativossu misión y su visión, y éstos marcarán los principios sobre los que se asienta la cultura o esencia de la organización, de esta manera cualquier acción que se ejecute será consecuente con la cultura organizacional.   

Los cuatro pilares mencionados (plan estratégico, valores corporativos, misión y visión), regulan el código de actuación de cada unos de los empleados, muestran el reflejo de los productos generadosplasman la esencia de la marca, y, en definitiva, son la esencia que definen la organización y la hacen única. Por este motivo, es necesario integrar la Empresa Saludable con estos 4 pilares, ya que servirá de guía para diseñar cada una de las acciones que conforman el programa de bienestar corporativo. 

En realidad, los 4 pilares están muy presentes en el día a día de las organizaciones, pero podemos repasar su definición desde el punto de vista de la integración con la Empresa Saludable, de esta manera nos servirá para replantearnos si hemos recogido todo lo que deberíamos desde nuestra esencia como organización Saludable física y emocionalmente

Aclarando conceptos para alinear la estrategia saludable 

El Plan estratégico es una planificación que recoge la información a nivel económico-financiera, estratégica y organizativa con la que una organización cuenta para abordar sus objetivos y alcanzar su misión de futuro. Este definirá las acciones que se llevarán a cabo a nivel empresarial para poder afrontar los retos que vayan apareciendo y finalmente conseguir los objetivos marcados previamente. Las principales características de un plan estratégico son: 

  • Cuantitativo: traducir en cifras el objetivo que es necesario para conseguir la rentabilidad deseada. 
  • Personalizado: definir qué persona o personas van a realizar cada tarea. 
  • Descriptivo: detallar concretamente las tareas a realizar. 
  • Temporal: indicar los plazos detallando fechas concretas. 

Misión, es la razón de ser por la que se crea una empresa que da respuesta a la pregunta ¿por qué existe nuestra organización?  

Visión, son las metas que se han fijado en un futuro más o menos cercano que da respuesta a la pregunta ¿cómo será la empresa en un futuro? 

Valores, es el conjunto de principios que regulan un código de conducta organizacional, recogen que está permitido y que no para conseguir los objetivos marcados en el plan estratégico (ejemplos: innovación, excelencia, calidad, colaboración, confianza…), dando respuesta a las siguientes preguntas; ¿cómo son cada una las acciones que realizas? ¿cómo te describen tus clientes, proveedores y colaboradores? 

No hay que olvidar nunca que estos tres últimos conceptos son los cimientos de toda acción que se desarrolla en una organización y repercute directamente sobre la imagen que se proyecta al exterior y hacia el comportamiento cada una de las personas que conforman la empresa. 

Es evidente que, si disponemos de unos valores corporativos que sean la razón de ser de la organización y un plan estratégico que incorpore la Empresa Saludable como uno de los pilares fundamentales, permitirá alinear a todo el equipo humano trabajando en la misma dirección con una actitud ideal de compromiso e implicación. Es por tanto necesario, que, todos los programas de bienestar corporativo que se diseñen estén integrados en el Plan Estratégico de la compañía puesto que, de no ser así, no se obtendrán los resultados esperados.  

Inspira liderazgo, transforma organizaciones 

Resulta obvio, pero no queremos olvidarnos de recordar el importante papel de la dirección en el proyecto de Empresa Saludable, puesto que la dirección de la empresa debe creer firmemente en dicho proyecto; ya no sólo para asignar los recursos necesarios, sino para alinearlo con el Plan Estratégico, la visión, la misión y los valores corporativos de la compañía, ya que únicamente de este modo, alcanzaremos el fin deseado para convertirse en una Empresa Saludable. Especialmente importante es una concienciación efectiva de los líderes que deberán predicar con el ejemplo para facilitar la efectividad del cambio estratégico de la nueva cultura en todas y cada una de las personas que conforman la organización; de esta manera, la consecución del éxito de transformarse en una Empresa Saludable será más factible. 

La diferenciación saludable como estrategia competitiva 

Es más que evidente que las organizaciones están cambiando, unas por convicción propia y otras, fruto de la incorporación en el mundo laboral de las nuevas generaciones; Millenials y Generación Z. Estas nuevas generaciones están fomentando e inspirando nuevas formas de trabajar ya que sus rasgos característicos de actuación provienen de la frustración e irreverencia respectivamente, según se muestra en la siguiente tabla de la evolución de dichas generaciones: 

Tabla LA VANGUARDIA. 

*Datos Correspondientes a la población residente en España. Fuente: INE, 2015. 

Si profundizamos más en el comportamiento de estas generaciones, hay que añadir que están inspirando nuevas formas de participación en las organizaciones a través de la aportación de valor hacia el producto o servicio final, lo que permite fomentar que los trabajadores opinen y participen en la mejora de los procesos. Este es el secreto para conseguir un compromiso creciente en los trabajadores, una verdadera lealtad y confianza hacia ésta y, en definitiva, una clara diferenciación que permite posicionarnos como una gran marca que atrae nuevos talentos. Es este aspecto, no podemos olvidar que la innovación es el ADN de las nuevas generaciones y junto con un management adecuado, basado en los valores corporativos esenciales y alineado con la estrategia de Empresa Saludable, se conseguirá una diferenciación de marca. 

“porque los grandes embajadores de la organización son las personas que la conforman” 

¿Cuentas con un programa de empresa saludable integrado en los objetivos estratégicos de tu organización? 

¿Qué recomendarías al resto de nuestros lectores? 

Compartir